Residuos hospitalarios y sanitarios: ¿por qué elegir la incineración?

RESIDUOS HOSPITALARIOS Y SANITARIOS: DIFERENCIACIÓN Y CARACTERIZACIÓN

La Organización Mundial de la Salud clasifica como residuos sanitarios todos los residuos procedentes de las actividades de asistencia sanitaria, de los hospitales a las farmacias, a los poliambulatorios, a los laboratorios de análisis y centros terapéuticos, desde los talleres mortuorios a los centros de autopsias hasta los bancos y servicios de recogida de sangre, residencias de ancianos, incluyendo todos los sectores pertenecientes a la «salud de las personas».

Los residuos generados por estos centros pueden desglosarse como sigue:

  1. residuos asimilados a residuos urbanos: los residuos procedentes de cocinas de restauración, los residuos de comidas servidos en las salas de hospitalización (excluidos los residuos de enfermedades infecciosas), residuos de papel, residuos de la limpieza de locales, ropa monouso, equipos de protección y otros residuos cuya eliminación sigue el curso normal de los residuos sólidos municipales;
  2. Residuos sanitarios no peligrosos: esta categoría incluye los residuos consistentes en material metálico no voluminoso, envases vacíos de medicamentos, soluciones para perfusión, medicamentos caducados (excepto los medicamentos citotóxicos y citostáticos considerados residuos peligrosos), residuos cortantes no utilizados. Desde un punto de vista jurídico, estos residuos se consideran residuos especiales y, por lo tanto, siguen una norma precisa de registro, de carga/descarga y eliminación por termodestrucción o incineración;
  3. residuos sanitarios peligrosos de riesgo infeccioso: se caracterizan por materiales no cortantes y no perculantes que deben desinfectarse específicamente antes de su introducción en un contenedor rígido de cartón homologado para el transporte de mercancías peligrosas; de materiales cortantes o punzantes que deben desinfectarse y, a continuación, colocarse en recipientes rígidos de plástico con sistema de desconexión de la aguja y que llevan la indicación de residuo de alto riesgo biológico; de materiales infectados o presuntamente infectados y, en concreto, de materiales de laboratorio que han entrado en contacto con materiales percolantes, sangre, orina, heces, residuos y otros fluidos que deben introducirse en recipientes rígidos de plástico, con desinfectante en el interior, con la indicación de residuo de riesgo biológico e incluidos dentro de un sobre cerrado con lazo de estrangulación. Todo ello se destinará a la planta de incineración, que funcionará a una temperatura comprendida entre 850 y 1200 °C, con el fin de evitar la formación de sustancias nocivas;
  4. Residuos sanitarios peligrosos de riesgo químico: todos los residuos líquidos procedentes de laboratorios de análisis y radiología y de diagnóstico en general, así como los residuos que contienen mercurio y similares, se incluyen en esta clasificación;
  5. Residuos sanitarios que requieren procedimientos de eliminación especiales: están codificados como residuos peligrosos de riesgo infeccioso, son animales de experimentación, órganos y partes anatómicas no reconocibles. La eliminación se realiza mediante la termodestrucción;
  6. Residuos procedentes de la exhumación, la estumulación y otras actividades relacionadas con cementerios: comprenden las partes anatómicas consideradas reconocibles que la policía mortuoria encargada de su transporte y de su inhumación o termodestrucción.

SALUD Y TRATAMIENTO DE RESIDUOS: RIESGO Y DAÑOS MEDIOAMBIENTALES

Precisamente por su cantidad y diferenciación, los residuos hospitalarios pueden representar un grave peligro no sólo para los pacientes y el personal médico-sanitario, sino también para quienes se ven obligados a tropezar con ellos si se dejan a cielo abierto. De este modo, las personas pueden contraer infecciones a través del contacto directo con residuos contaminados o indirectamente a través de la contaminación del suelo, las aguas subterráneas, las aguas superficiales o el aire. La exposición directa o indirecta a través de la contaminación ambiental por residuos farmacéuticos y de laboratorio también puede provocar enfermedades, tanto en la población humana como en la animal.

Según una estadística de 2012, el 23% de los decesos mundiales se deben a factores medioambientales, como los residuos abandonados generados por los tratamientos ofrecidos a pacientes con enfermedades transmitidas por la sangre, como el VIH y la hepatitis viral B, que pueden adquirirse a través de una mala gestión de los residuos hospitalarios peligrosos.

En los países subdesarrollados, por desgracia, se presta poca atención al problema de la eliminación de residuos sanitarios. Es el caso de Uganda, que carece de un ordenamiento jurídico específico que obligue a las estructuras sanitarias a diferenciar, almacenar y eliminar adecuadamente estos residuos, y que no dispone de financiación para abordar estas cuestiones. Por lo tanto, es posible que el personal que trabaja en los centros sanitarios y las personas que viven en los alrededores estén expuestos a riesgos innecesarios, incluida la posible contaminación medioambiental.

Echando otra mirada al mundo, alrededor de un tercio de la población de Pakistán, 60 millones de personas, corre el riesgo de graves daños a la salud debido al arsénico contenido en las aguas que ingerido durante largos períodos puede provocar enfermedades de la piel, cáncer de pulmón y vejiga y complicaciones cardio-vasculares. A este tipo de envenenamiento se añade otro igualmente dramático, el de la inadecuada gestión de los residuos hospitalarios peligrosos.

El mismo discurso se refiere a los numerosos vertederos a cielo abierto en muchas partes de África, como en Nairobi, en las chabolas de Korogocho y en Dandora, donde está presente uno de los vertederos más extensos de África. Aquí 10.000 trabajadores hacen la recogida selectiva a mano de los residuos y de éstos el 55% de los trabajadores son niños, que huyen de la escuela para aumentar los ingresos familiares. Un día de trabajo en el vertedero equivale a menos de 2 euros de ganancia. El 50% de estos niños tienen graves problemas respiratorios e infecciones graves debidas al material peligroso e infeccioso constituido en gran parte por residuos hospitalarios-sanitarios. La exposición tóxica a productos farmacéuticos, en particular antibióticos y citotóxicos liberados en el medio ambiente y a sustancias como el mercurio, causan graves daños a la salud.

O en Nigeria, donde el 90 % de los residuos, la mayoría de los cuales son residuos sanitarios, no se recogen en las ciudades debido al agotamiento progresivo de los vertederos a cielo abierto. En Asia, en Manila, es tristemente famosa Payatas en Quezon City, una chabolas donde viven más de 25 mil personas: ha surgido sobre la ladera de una colina de residuos, la «montaña humeante» donde adultos y niños en la lucha por los materiales a revender pueden contraer enfermedades infecciosas peligrosas rebuscando en los residuos sanitarios infecciosos y cortantes que no se eliminan adecuadamente.

Un estudio profundo reveló que en la India, de los 3/6 billones de inyecciones administradas cada año, más del 30% se hace con jeringas recicladas y revendidas en el mercado negro. Al no ser eliminadas de forma segura, provocan un alto riesgo de lesiones e infecciones como el VIH, la hepatitis B y la hepatitis C debido a su reutilización. Este caso afecta también a otros países en desarrollo que han sufrido en las últimas décadas la propagación de epidemias de virus como el ébola, la tuberculosis, el AIDS, etc..

Se estima que en África un paciente hospitalizado por Ébola produce hasta 300 litros de residuos líquidos y excrementos al día, potencialmente contaminados, que necesitan una eliminación adecuada para evitar el riesgo de transmisión. Esta gestión resulta extremadamente difícil cuando un tercio de las instalaciones sanitarias de los países afectados no disponen de agua corriente y el 40 % de las mismas no disponen de un sistema de gestión de residuos. La OMS pone de relieve que los «países de renta alta» generan en promedio hasta 0,5 kg de residuos peligrosos por cama de hospital al día; mientras que los «países de renta baja» generan en promedio 0,2 kg. Sin embargo, en los países de renta baja, los residuos sanitarios a menudo no se separan en residuos peligrosos o no peligrosos, lo que hace que la cantidad real de residuos peligrosos sea mucho mayor.

La pandemia de COVID-19 a la que se enfrenta el mundo desde hace varios meses ha obligado a varios países a adaptarse a la creciente demanda de equipos de protección individual monouso y a gestionar los problemas de su eliminación. En el primer semestre de 2020, la ciudad de Whuan produjo, por ejemplo, alrededor de 240 toneladas de residuos sanitarios al día, lo que representa 6 veces más que en los meses anteriores a la epidemia, que ha generado un efecto de cadena, ya que el riesgo de que el personal de recogida de residuos y reciclado contraiga el virus ha animado a varios municipios a bloquear temporalmente la recogida selectiva.

El aumento de la producción de dispositivos médicos individuales difícilmente reciclables asociado a la producción masiva de envases debido al cambio de los hábitos de compra causados por el bloqueo han puesto de manifiesto la necesidad de utilizar sistemas de eliminación más rápidos, eficaces y sostenibles desde el punto de vista del medio ambiente, como las instalaciones de incineración.

Una eliminación adecuada de estos residuos también reduciría el riesgo de enfermedades y daños para la salud, así como de intervenciones del sistema sanitario, que también se beneficiaría de un ahorro considerable de costes.

LA INCINERACIÓN COMO SISTEMA DE UNA CORRECTA GESTIÓN LOCAL PARA UNA SOLUCIÓN GLOBAL

Para mejorar la gestión de los residuos sanitarios, es necesario planificar y promover la correcta segregación de los mismos desde el interior del centro sanitario, en la que cada uno de los departamentos diferencia su tipo de residuos mediante la utilización de contenedores especiales y rigurosos métodos de almacenamiento hasta su completa destrucción y eliminación mediante incineración con un sistema de depuración adecuado, así como son o previa esterilización (fundamental claro pero que hace que el residuo sólo menos peligroso sin eliminarlo), localizando pequeñas instalaciones alrededor de los varios hospitales rurales. Cabe señalar que la incineración de RSP-I (residuos sanitarios peligrosos de riesgo infeccioso) se considera una garantía de seguridad para la eliminación de la carga bacteriana comparable a los niveles más altos que se pueden conseguir con la esterilización. Además, la reducción sustancial en peso y en volumen de los residuos, que puede lograrse con la incineración (es comparable a la que se obtiene con las RU o similares), hace que esta práctica sea la mejor en el estado actual teniendo en cuenta además la seguridad que resulta de una escasa o totalmente ausente manipulación de los residuos por parte del operador que no lo expone a riesgos infecciosos.

Hasta ahora, la incineración sigue siendo el método de tratamiento más seguro y eficaz para prevenir daños al medio ambiente y a la salud en general. Hemos visto cómo otras alternativas, como el autoclave o tratamientos químicos similares, no pueden tratar residuos que contengan compuestos orgánicos volátiles y semivolátiles, mercurio, otros residuos radiológicos y químicos peligrosos, ropa de cama voluminosa y cadáveres de animales, patológicos específicos, etc. La incineración no sólo no requiere pretratamiento, sino que la planta incineradora, si se gestiona correctamente, puede eliminar los agentes patógenos de los residuos y reducirlos a cenizas. Algunos residuos médicos requieren temperaturas más elevadas para su completa destrucción, por lo que las altas temperaturas de funcionamiento y la depuración de los gases de escape limitan la contaminación atmosférica y los olores producidos por el proceso de incineración.

Las tecnologías fundamentales que intervienen al servicio de una correcta termodestrucción son:

  • incineradores con funionamiento pirolíticos de doble cámara, que pueden estar diseñados especialmente para la incineración de residuos sanitarios infecciosos;
  • hornos rotatorios que funcionan de alta temperatura, capaces de descomponer sustancias genotóxicas y productos químicos resistentes al calor.

La incineración garantiza:

  • gestión correcta y rápida de los residuos y su destrucción hasta el 99%;
  • eliminación de malos olores procedentes del almacenamiento o del enterramiento;
  • eliminación del riesgo infeccioso derivado de la manipulación y el transporte;
  • inertización del residuo gracias al tratamiento a 1000 °C del mismo
  • eliminación del peligro químico y biológico asociado a los residuos;
  • eliminación de humos negros y olores molestos;
  • cero impacto ambiental gracias a los modernos sistemas de depuración instalados en cada instalación;
  • cumplimiento de las normas europeas y mundiales más estrictas en materia de emisiones;
  • posibilidad de recuperación del calor.

La For.Tec. propone desde hace más de 40 años soluciones tecnológicamente avanzadas capaces de resolver el problema de la gestión de los residuos médico-sanitarios con sus incineradores modelo EXCE OS – ROTOMAC y ECOTEC con una capacidad de incineración que va de 30 a 650 kg/hora. En función de las necesidades, nuestros expertos sabrán aconsejar el modelo más adecuado, personalizando según las exigencias específicas del cliente.

Nuestros incineradores son capaces de eliminar:

  • residuos hospitalarios
  • residuos médicos-sanitarios peligrosos
  • residuos de pequeñas comunidades
  • residuos de centros comerciales y aeropuertos
  • esiduos de la agricultura, el caucho, la madera y el papel
  • exceso de lodos
  • aceites usados.

La mayoría de nuestros modelos se pueden instalar en skid o en contenedores para permitir llegar fácilmente a áreas remotas, bases militares y comunidades aisladas, ofreciendo una intervención inmediata y resolutiva incluso en caso de focos epidémicos.

Dependiendo del lugar de instalación y de la normativa vigente es posible instalar sobre nuestras instalaciones diferentes tipos de sistemas de depuración, como por ejemplo, depuradores húmedos o sistemas de depuración en seco con sección de desacidificación de gases y eliminación de partículas mediante filtros de mangas. En cada instalación se pueden prever también sistemas de recuperación de energía para la producción de agua caliente sanitaria, aire caliente o vapor que podrían utilizarse para las necesidades del hospital o de los edificios situados en las proximidades de la instalación.

Solicita información a través de nuestros canales

fortec-phone
fortec-phone
fortec-whatsapp